Es el momento de descubrirlo y actuar ¿Y si hubiera una persona tóxica dentro de ti?

Gran Recibimiento en el Congreso Mundial de Felicidad a Humanos en la Oficina
02/12/2019
La Empresa Madavi se incorpora como patrocinador al programa de radio líder Humanos en la Oficina
09/12/2019

Todos podemos ser personas tóxicas en algún momento de la vida, es el momento de hacer un sencillísimo examen para saber si influimos negativamente en nuestro universo diario

Somos en general, salvo las personas perfeccionistas o rigurosas en su autoanálisis, bastante benévolos con nosotros mismos. Creemos que, salvo excepciones, solemos ser razonables, con unos criterios más o menos ajustados a la realidad y con una mentalidad más o menos aseada, con nuestros defectos , sí. Pero llevamos mucho tiempo viviendo con ellos por lo que muchos de estos ya se han convertido en esos compañeros de viaje que no puedes evitar

Sin embargo, hay personas que pueden descubrirse un día como del lado de esas personas que llamamos tóxicas, dañinas. Puede ser una palabra, una decisión, algo que de pronto nos saca del letargo, o alguien que tiene la valentía de decírnoslo.

Por supuesto que hay muchas clases de personas que dañan el ambiente , están las que se caracterizan por su tendencia al conflicto o por su desidia y actitud pesimista, pero el tóxico crónico va más allá.

Detrás de esta cara de buena persona, puede haber una humana tóxica en potencia!

Busca decididamente hacer daño, imprimir sufrimiento o destruir moralmente a quienes le rodean. Son abusadores insufribles que buscan cualquier oportunidad para inyectar frustración y amargura en quienes interactúan con ellos.

Para el reactivo tóxico el menosprecio por el otro es un valor que hay que cultivar.

Por ello no puede esperarse de ellos buenos modales, además cabe recordar que su estrategia es contaminar los ambientes con malas actitudes

En muchas ocasiones, somos nosotros mismos los que nos auto engañamos negando que seamos esos ‘vampiros emocionales’ porque tenemos una mal dia, porque siempre nos hemos comportado así, porque en casa , en el trabajo ya nos conocen y nos aguantan. Pensamientos que no hacen más que prolongar una situación insana. Tanto como para que los demás te pierdan el respeto, se alejen de ti, aunque tú creas que los tienes cerca (agarrados)

No todas las personas tóxicas se muestran en el mismo grado

También hay personas que muestran pasividad y se hacen pasar por mosquitas muertas, son lo que necesitan constantemente de tu ayuda, los de la vela perpetua, los solitarios, los que critican incansablemente a los demás y despiden con su actitud pura lástima. Y ahora dime si tus lamentaciones corresponden a ese patrón

Si somos proclives a sembrar la duda sobre las cualidades y las competencias de los demás para descalificarlos y eliminar su autoestima. Si somos impermeables a la culpabilidad/responsabilidad y nos hemos convertido en expertos en deformar la realidad mediante las mentiras parciales y el juego del doble lenguaje, con insultos y halagos en el mismo discurso, ya no hay duda.

Lo peor es que no lo reconozcamos. Y será aún peor cuando alguien en algún momento, quizá el menos oportuno, desenmascare nuestra debilidad.

Las personas tóxicas siempre tienen algo que decir sobre lo que uno opina, nunca están de acuerdo con las ideas de los demás porque no les parecen suficientemente buenas o porque no son como las suyas.

Es el momento de cambiar el día a día

Miguel-Ángel-Pérez-Laguna-Fundador-de-HUMANOS-EN-LA-OFICINA-3_opt-1.jpg

Descubre la iniciativa Humanos en la Oficina y únete a miles de suscriptores de todo el mundo  

Accede ya a los contenidos de conferencias, Radio, TV... y más actividades fantásticas

Tienden a menospreciar las opiniones y/o gustos de los demás por el simple hecho de ser diferentes de los suyos y suelen obstaculizar los avances de quien tienen al lado para evitar la innovación y la creatividad.


El hecho de causar perjuicio a los otros significa que son personas dependientes puesto que no pueden sobresalir sin pisar a otros o sin la aceptación de quienes les rodean.

Lo mejor que podemos hacer para contrarrestar su tendencia al autoritarismo es trasladarle la idea de que hemos perdido el miedo y que no va a encontrar en nosotros un apoyo para contagiar nuestro entorno.


En los programas de desarrollo directivo de Humanos en la Oficina, mostramos y experimentamos con estrategias donde bombardeamos la dependencia con asertividad, pura y dura. A esas personas se las controla quitándoles su poder, escapando de ellas o no permitiéndoles acceso a nuestra intimidad.


No dejemos que eso ocurra si nos hemos convertido en la clase de persona que aquí se describe. No dejemos de controlar nuestro cambio dejando que la iniciativa ajena nos ponga una y mil veces en evidencia.


No lo conseguiremos en los primeros cinco minutos pero justo un segundo nos hace falta para decidir qué clase de personas queremos ser a partir de ese mismo instante

#humanosenlaoficina

Fuente: elaboración propia

Comments are closed.